Diseño de restaurante


Diseño de restaurante vostravite | la llagosta



El proyecto arranca con una gran declaración de intenciones. Los conceptos; internacional, plural y femenino se unen para crear un proyecto muy agradecido.



LAS BASES DEL PROYECTO

En la actualidad y fruto del momento económico vivido, han ido surgiendo soluciones de diseño de gran valor estético y de gran interés presupuestario.  La estética vintage y la corriente neoyorkina más “grunge” nos propone jugar con materias primas contrastadas, como la madera, el hierro y la pintura para dar resultados de gran visabilidad.

con todo ello, el concepto gastronómico internacional, impulsa el proyecto a tomar decisiones que direccionarÁn el concepto estético que desarrollar en todo el local. Y con ello, la mujer, una de las protagonistas que va a simbolizar los diferentes continentes.



Juntos pero no revueltos. De ahí nace el elemento clave del proyecto. Un separador que junta mesas pero separa comensales. Los aproxima, optimizando los espacios del local, pero les aporta mayor intimidad a la mesa contigua.


el gran protagonista

El gran protagonista de este proyecto es el separador entre mesas. Partiendo de una estructura de hierro doblado conseguimos juntar las mesas al máximo y a la vez crear ambientes con mayor independencia, gracias a los adornos vegetales que componen las separaciones.  Además el mismo separador nos hace de soporte para las cartas y para las aceiteras.

LA VEGETACIÓN ES VIDA, ES AMABLE Y ES DINÁMICA. NOS HACE SENTIR CÓMODOS, RELAJADOS, DENTRO DE UN ESPACIO MÁS NATURAL Y MÁS DISTENSO.

Así pues, sacamos brillo a los inconvenientes y los convertimos en los protagonistas de la historia. Convirtiéndolos en elementos de diferenciación y originalidad. 



LA BARRA

La barra constituye en todos los locales dedicados a la hostelería, un centro neurálgico del espacio. Donde se concentran las actividades más importantes del negocio. Nos proponemos darle la importancia que se merece aportando nuevos materiales y acabados, para que pueda brillar por si sola, pero que conviva con el concepto estético del local y que respete el lenguaje empleado.

LOS GRIFOS

Los tiradores estratégicamente distribuidos por el restaurante, ofrecen un servicio nuevo de bebida fresca y totalmente self-service. Este detalle, aporta un componente original tanto en el diseño del local como en la oferta gastronómica de su carta. Una serie de elementos poco comunes, que aportan al comensal nuevos inputs que haran de su estancia una experiencia novedosa.



La figura de la mujer en toda su esencia nos refuerza, con la sutileza que se merece, la idea de internacionalidad. El gran mural habla de orígenes, de culturas y de belleza. No hay gastronomía sin cultura, no hay cultura sin personas. No hay personas sin una mujer detrás.




LA PALETA DE COLORES

Las madera en su estado más natural, da paso a una paleta de colores neutra, luminosa y muy amable. Sin grandes estridencias, cargamos de contenido el proyecto. Para que el espacio nos susurre y nos deja volar la imaginación.

LA ELEGANCIA DE LA NATURALIDAD

A veces no son necesarias grandes joyas o tejidos carísimos para ir elegante. El diseño del espacio busca una elegancia que nace de la naturalidad, de la comodidad y de la empatía con el comensal.