LA ERGONOMETRÍA, UN DISEÑO PARA FACILITAR LAS TAREAS Y EVITAR ACCIDENTES

Diseño para facilitar las tareas
diseño de cocinas para la hostelería

La ergonometría estudia el comportamiento en el trabajo, así como la salud del usuario. Es clave para la configuración por ejemplo de cocinas, donde el profesional debe moverse libremente y cómodamente, y tener todo al alcance sin forzar su postura. Gracias al Instituto Silestone repasamos juntos los principales consejos a tener en cuenta según los preceptos de la disciplina a la hora de abordar la arquitectura de este espacio. Equilibrio entre estética y funcionalidad son fundamentales a la hora de diseñar un establecimiento hostelero. Sin embargo hay un tercer punto crucial al que a menudo no se suele prestar la suficiente atención. Se trata de la ergonometría, un conjunto de medidas con las que logra aumentar la actividad e independencia del usuario en su espacio de trabajo, evitar esfuerzos y asegurar unas buenas condiciones.

¿Cómo se aborda a la hora de proyectar la arquitectura de una cocina profesional?

Dependiendo de cada establecimiento y las posibilidades del espacio, habrá que seguir el siguiente procedimiento: 

1- Concebir las máquinas, los equipamientos y las instalaciones desde un punto de vista de máxima eficacia, precisión y seguridad.

2- Estudiar cuidadosamente la configuración de los puestos de trabajo y sus condiciones, a fin de asegurar a los empleados una postura correcta.

3- Adaptar las condiciones ambientales, tales como nivel de iluminación, aire acondicionado, vapores, olores, etc.

interiorismo para cocinas y baños en Catalunya
reformas de cocinas en Barcelona

Disposición de los equipamientos

El estudio de las energías empleadas se adaptará según las necesidades teniendo en cuenta los costes de implantación, de consumo y de mantenimiento. La solución a esta ecuación puede dar alguna sorpresa, ya que los arquetipos no siempre son verdaderos: la cocina mejor estructurada es aquella que asume mejor nuestra idiosincrasia propia. Los equipamientos susceptible de ser utilizados en un mismo sector estarán centralizados, lo que evitará la compra duplicada. En cuanto a su disposición, la mural básica se ha ampliado en diseños de L o islas de cocina que facilitan el trabajo, especialmente en los espacios destinados a la preparación y cocción de alimentos y en la zona de aguas.

Algunas propuestas efectivas son:

1- Lineal

2- En forma de L

3- En disposición de U (para espacios reducidos)

4- En disposición paralela (práctica, con pocos desplazamientos)

5- En en forma de T,

6- En forma de cuadrado

Condiciones de seguridad e higiene

La seguridad de los empleados debe primar sobre cualquier otro principio de la instalación. Todo servicio de alimentación debe instalarse de manera que las condiciones de trabajo para el personal seas las adecuadas. Así, la temperatura, las humedades, la iluminación, el ruido, la higiene del aire, la ventilación, y los espacios de circulación son, entre otros, los factores que influyen en la productividad.

1- La instalación debe de estar bien orientada y bien iluminada, principalmente sobre las plataformas de trabajo y en los espacios de circulación.

2- Hay que disponer de una ventilación eficaz y silenciosa.

3- Implantación racional de los equipamientos, sin un número excesivo, con capacidad equilibrada.

4- Limitar desplazamiento, racionalizar actos y reducir esfuerzos.

Se desaconseja, por ejemplo, colocar una freidora al lado de un fregadero o un equipamiento que genere vapor o un aparato que alcance altas temperaturas cerca de un pasillo o de accesos.

toma nota de estos consejos para el trabajo día a día

Óptima distribución del espacio. Una buena organización puede reducir los obstáculos en los desplazamientos y movimientos pocos naturales e innecesarios. La solución más sencilla consiste en unir la zona de almacenaje, la de aguas y de cocción, por medio de triángulos de trabajo de tamaño reducido y, por tanto, corto recorrido.

Altura de trabajo para las encimeras. Existen tablas de cálculo que relacionan estatura del usuario y altura ideal para el trabajo, para obtener una medida personalizada. Se calculan midiendo a la persona erguid, usando zapatos y poniendo los antebrazos a 90 grados con relación al eje vertical del cuerpo. EL grosor estándar de la encimera es de 2 y 3 cm para granitos y mármoles. Para las superficies de postformato, las alturas más habituales son de 3,4 y 6 cm; mientras que en las Silestone u otros de compuestos de cuarzo, el estándar es de 2 y 3 cm, sin contar el faldón. Para planos de trabajo de madera, la media está en 3 y 4 cm de espesor.

Adaptación del mobiliario. La altura de los diferentes módulos es lo primero que se debe medir. Distinguimos entre los muebles bajos, cuya medida estándar está entre un mínimo de 60 cm y un máximo de 72 cm de altura, sin contar los zócalos o patas ni encimera. Para los módulos altos, entre 70 y 90 cm se encontraría la altura ideal. El espacio entre ambos puede ir desde los 20 a 120 cm.

Instalación correcta de los electrodomésticos. Para no hacer posturas imposibles, hará que se logre mayor ergonomía en la cocina.

Accesorios que promueven la seguridad y comodidad. Actualmente, hay una gran variedad de complementos como sistemas de selección de desperdicios, columnas de almacenaje de extracción frontal, tablas de madera para cortar en encimeras despejadas... 

 

fuente infohoreca.com