Diseño de espacios comerciales y escaparatismo

SI hablamos de interiorismo o diseño de interiores en Barcelona no solamente estamos analizando el diseño en de viviendas particulares sino que también hablamos de diseño de espacios comerciales y escaparatismo.

El diseño de tiendas en Barcelona, sea cual sea el producto que va a vender, es muy importante para tener un impacto positivo y sensacional en el cliente potencial. La parte más importante de una tienda es sin duda alguna su escaparate, la primera arma de impacto en el cliente. Si no tenemos un escaparte bien diseñado, ordenado y con una estrategia de marketing comercial bien planificada y ejecutada, estaremos dificultando el proceso de venta de nuestros productos, y así poner en peligro la continuidad de nuestro negocio.

Interioristas en Barcelona especializadas en interiorismo comercial como Marina Palmés Vives, enfocan los esfuerzos en diseñar un espacio equilibrado y sobretodo con una base fuerte ligado al producto que vamos a exponer, y por lo tanto a vender, y ligado también a la personalidad y la filosofía de la tienda o de la empresa. Distinguirnos de los demás nos hace más fuertes, en un mundo donde la competencia cada vez más es mas despiadada y cuando las grandes marcas multinacionales están más extendidas que nunca. El diseño de interiores personalizado es una gran arma empresarial y de marketing que debemos de emprender, valorar y saber utilizar en su justa forma y medida.

Un ejemplo clásico de interiorismo comercial y diseño de escaparate son las tiendas de moda téxtil, pero también de alimentación, restauración etc. Debemos pensar que la venta de un producto, muchas veces entra por los ojos, y por muy bueno que sea el producto, si no está bien presentado y expuesto en una bonita vitrina, es probable que pase desapercibido.

Hemos de diferenciar entre diseñadora de interiores y decoradora de interiores, en un mismo proyecto de interiorismo en Barcelona, la diseñadora de interiores diseña el espacio del escaparte con sus formas y su espacios, y la decoradora llena estos espacios con colores y objetos según una estrategia bien definida.