CÓMO AHORRAR EN LA FACTURA DE LA LUZ PARA UN HOTEL

Ser consciente de todo aquello que puede ayudar a optimizar  el consumo eléctrico  en nuestro sector es, hoy más que nunca, una necesidad. Contratar un suministro eléctrico adecuado se ha convertido en algo básico. Existen diferentes medidas de eficiencia energética que se traducen en ahorro inmediato. Las posibilidades son muy amplias pero básicamente las podemos dividir en dos grupos, unas que necesitan una inversión económica y otras que no. Las que más se conocen son las que cuestan un dinero, como pueden ser la instalación de leds y de sistemas de bajo consumo similares, el uso de detectores de presencia que iluminen los espacios solo cuando sea necesario u otras como usar un sistema de bombeo de calor y agua eficientes. Suelen ser equipos caros, pero la inversión se recupera en los primeros año ya que se disminuye considerablemente el consumo en la factura. 

Si no disponemos de presupuesto para hacer cierto tipo de inversión, el conocimiento de las condiciones contratadas en cada punto de suministro es crucial a la hora de conseguir un ahorro final. Otra de las medidas para la hotelería y el turismo es ofrecer la posibilidad de contratar un precio indexado. Estas tarifas consisten en un precio de energía variable en función de los precios en el mercado eléctrico. Por ejemplo es recomendable en hoteles con altos consumos a última hora de la tarde y por la noche, cuando el coste de la energía suele ser más económico. Hay que añadir otro aspecto que, aunque no se traducen en un ahorro evidente, facilitan mucho la gestión. Es el caso de la facturación online, la posibilidad de emitir facturas que agrupen distintos puntos de suministros o el hecho de poder ofrecer a los clientes herramientas que favorezcan el control de las facturas y los diferentes contratos, como intranets o plataformas personalizadas.